medicinas en farmacias

Medicina tradicional y natural: Pros y contras de cada una

Socialmente hemos relacionado la medicina tradicional o convencional como una medicina seria, basada en la ciencia, tecnológica y vanguardista. Por otro lado, tenemos la medicina natural, asociada a lo ancestral, lo antiguo, lo alternativo.

Esto causa que tengas que posicionarte más a favor de una que de otra. Pero ambas tienen sus ventajas e inconvenientes.

Medicina tradicional

Pros

La medicina tradicional se basa en la evidencia científica, causando un avance y mejora constante en nuestra salud, por medio de la prevención y reducción de numerosas enfermedades. Aquí entra en juego la industria farmacéutica, tan denostada por algunos, pero que tanto ha colaborado con la mejora de la salud.

Si se siguen correctamente, los pasos de la metodología científica hacen los tratamientos y medicinas seguros una vez llegan a la población general.

En definitiva, la medicina tradicional ha mejorado nuestro bienestar y calidad de vida.

Contras

Pero ¿realmente todos los avances han sido beneficiosos?

«La medicina basada en la evidencia está rota». Con este contundente titular la British Medical Journal, una de las revistas de mayor impacto en el mundo, concluía que tan solo el 11 % de los tratamientos son beneficiosos con casi total seguridad. Conclusiones a las que también han llegado otras revisiones sistemáticas.

Medicina natural

Pros

La medicina natural o alternativa, a pesar de lo que algunos puedan creer, tiene más ciencia de lo que nos imaginamos. Más allá de la imagen del curandero vudú que lo dice sanarlo todo, hay profesionales que la practican con seguridad y credibilidad. Sin olvidarnos del magnífico efecto placebo, que también tiene estudios que lo apoyan.

Así que, a nivel de aplicación científica, es similar a la medicina tradicional, y las farmacéuticas también financian y apoyan tratamientos naturales. De otra manera no los encontrarías en los establecimientos que usan la cruz verde, como las de esta web.

Además, aunque no tengan beneficios, muchos de estos tratamientos tampoco causan gran daño al organismo, como la homeopatía, que es agua en casi su totalidad.

Contras

Los problemas pueden tener que ver con los posibles daños u efectos secundarios de los tratamientos usados, pero este no suele ser el mayor inconveniente que acarrean.

Lo peor de esta medicina es seguirla sin criterio y rechazando completamente la medicina tradicional, para limitarse a tratamientos alternativos que podrían ser más perjudiciales y peligrosos. No por su uso en sí, sino por el rechazo del paciente a otros.

Similitudes y diferencias entre ambas corrientes

Como acabamos de ver, pese a parecer extremos opuestos sendas corrientes de tratamiento medicinal pueden basarse igualmente en un método científico. Y evidentemente ambas buscan la mejoría y bienestar del paciente.

Las diferencias las encontramos más en sus seguidores y corrientes de pensamiento. Por una parte la medicina tradicional tiende a mostrarse más seria, científica y profesional. Por otra parte, la medicina natural tiende a mostrarse menos perjudicial y más humanista.

Conclusión

Ambas son buenas y malas opciones al mismo tiempo, ya que todo depende del contexto y del momento de uso. Lo mejor sería buscar unión y colaboración, la aplicación conjunta de ambos tratamientos.

Categories: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR